Los enterramientos de la Moncloa

Anónimo madrileño

(Siglo XIX)

Los enterramientos de la Moncloa el día 3 de mayo de 1808

{A partir de  VICENTE PALMAROLI Y GONZÁLEZ

(Zarzalejo, 1834 - Madrid, 1896)}

Óleo sobre tabla 25 x 34 cm 

Pintada hacia 1871

Un grupo de mujeres hace gestos de terrible dolor ante el cadáver de una muchacha que acaban de fusilar. Una eleva sus brazos hacia el cielo, otra se abraza a sus rodillas, otra mira a las alturas y dos más, entre ellas una anciana, lloran desconsoladamente sentadas en el suelo. Bajo el tronco del árbol, un perro aúlla. A su izquierda, se ve un hombre apoyado en una pala con abatimiento y, en primer término, el cura don Francisco Gallego y Dávila y un joven del pueblo que también acaban de fusilar. Hacia el fondo, no muy lejos, está el pelotón de fusilamiento del ejército francés y una hilera de prisioneros que van a correr la misma suerte. Todo transcurre en la Montaña del Príncipe Pío, bajo un cielo plomizo, rasgado por las primeras luces del alba, que ya iluminan la fachada del Palacio Real, a la izquierda, dejando en sombras la silueta de San Francisco el Grande, en el centro de la composición

Todos los elementos del cuadro se conjugan para expresar la desolación de la escena. Desde los gestos y expresiones, hasta la focalización de la luz, pasando por los pájaros negros que planean, la entonación general fría o las pesadas nubes sobre sus cabezas. Pintura de carácter historicista, de moda en aquella época, que reinterpreta un tema que ya había abordado Goya con una genialidad difícil de superar. No obstante posee una plástica muy depurada y unas excelentes calidades pictóricas, por ejemplo en las transparencias de las mantillas, el naturalismo de la anciana o la delicadeza del color. Esta obra es un boceto de la que el artista fue premiado con la medalla de primera clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1871.

Las ejecuciones se realizaron a las cuatro de la mañana en Recoletos, Príncipe Pío, la puerta del Sol, La Moncloa, el paseo del Prado y la puerta de Alcalá. Cerca de allí se encontraba la montaña del Príncipe Pío, donde se dieron los sucesos que inspiraron a Francisco de Goya y Vicente Palmaroli.

950,00 €